Servicios y Estudios para la Navegación Aérea y la Seguridad Aeronáutica S.M.E. M.P. S.A.
Castellano English      Facebook SENASA Twitter SENASA LinkedIn SENASA
Raúl Rodríguez

Raúl Rodríguez es experto en simulación ATC con más de 25 años de experiencia. Integrado en la Gerencia de Formación ATM de SENASA, cuenta con una amplia experiencia en sistemas de simulación. Ha vivido la evolución del sector desde el año 1992 en el que se incorporó a SENASA hasta hoy, un cambio tecnológico y operativo que se ha tenido que ir adaptando a las necesidades formativas y profesionales que el sector del control aéreo ha ido demandando.

¿Qué papel tiene SENASA en el ámbito de la formación en control aéreo y nuestro centro de simuladores?

SENASA ha tenido un papel básico y fundamental en la formación de los controladores aéreos en España. En 1991 SENASA heredó de la Escuela de adiestramiento de Aviación Civil la tarea de formar a todos los controladores aéreos civiles que han demandado los proveedores de servicio, para poder desarrollar un trabajo muy cualificado y exigente de una manera segura y eficiente.

Desde los inicios, ha supuesto una labor compleja y llena de altibajos. Las primeras promociones que salieron de SENASA fueron las últimas en las que los alumnos terminaban con un puesto de trabajo como funcionarios. Después, hubo un periodo sin actividad en la formación hasta que, a partir de 1995 y en colaboración con AENA, SENASA retomó su papel fundamental en la formación de controladores. Desde entonces y hasta 2010 en la escuela de SENASA se graduaron un total de 1.245 alumnos de 30 promociones.

En 2010 tiene lugar un nuevo cambio en el sistema que deja a SENASA a su suerte en la continuidad de la formación en control aéreo. En ese momento, con la nueva normativa europea vigente, los cursos tenían que estar certificados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para poder ser impartidos y así obtener las licencias de alumnos controladores. Esto supuso un largo y duro trabajo por parte del equipo de la gerencia de formación ATM que consiguió la certificación de AESA.

En 2010 tiene lugar un nuevo cambio en el sistema que deja a SENASA a su suerte en la continuidad de la formación en control aéreo.

A ese nuevo paradigma se unieron, además, otros factores que afectaron a la actividad de formación ATM de SENASA. Tras la privatización de varios aeropuertos y la inclusión del servicio AFIS y de Plataforma (SDP) en España, SENASA tuvo una participación primordial para la formación del personal que inició estos servicios. Se impartieron seis promociones de control ADI/ADV, con un total de 229 alumnos, para poder dotar a los aeropuertos privatizados del número de controladores aéreos necesarios para poder continuar con el servicio ATC en dichas dependencias. Se tuvieron que crear, además, dos nuevos cursos para poder responder a esta nueva situación, cursos AFIS y SDP. Este hecho, supuso un hito histórico para SENASA y para la formación ATM impartir estas formaciones y conseguir poner en marcha ambos servicios, sin haber contado con entrenamiento previo en las propias dependencias, teniendo en cuenta la formación en la escuela de control de SENASA como única herramienta. A pesar de lo complicado de la situación, se logró capacitar a los nuevos controladores en nuestro centro de formación ATC, sin que se notara esa transición en la situación del tráfico aéreo.

¿Cómo ha evolucionado la formación y las herramientas para el control aéreo? En el caso de SENASA, ¿qué ofrecemos como valor añadido frente a otras escuelas u otros centros de referencia?

SENASA ha tenido que responder a cambios en el mercado de la formación en control aéreo y adaptarse a la demanda tecnológica que ha requerido una formación de excelencia como la que se imparte en nuestra escuela. Hemos tenido que esforzarnos por adaptarnos a cambios imprevistos y trabajar duro para ofrecer una calidad en formación como la que SENASA ofrece. No en vano, la experiencia y reputación adquirida durante todos estos años por SENASA han hecho posible que casi el 82% de los alumnos que aprobaron la última convocatoria de ENAIRE y que tenían que realizar el curso inicial de control eligieran SENASA como su escuela.

Pero el camino no ha sido fácil. Con el cambio normativo de 2010, la formación de control se liberalizó, al igual que sucediese años atrás con la formación de pilotos. Desde entonces se han ido abriendo varias escuelas de control privadas en España, algunas de las cuales, además de ser proveedores de formación inicial, son también proveedores del servicio de control ATC.

Cuando en el año 1991 nació SENASA recogió el testigo entregado por Aviación Civil, parte de esta entrega tenía asociado un centro de formación, dotado con unas amplias instalaciones en cuanto a los simuladores ATC se refiere. Desde entonces, los sistemas de control y tecnología han evolucionado de una manera exponencial, haciendo necesaria la actualización de los simuladores ATC utilizados para conseguir esa excelencia en la formación de los controladores aéreos. Partíamos de un simulador de radar con pantallas de fósforo verde y barrido de radar como en las películas, y otro de control por procedimientos con proyectores de diapositivas donde se veían los mapas y tres torres de control con maquetas de madera y aviones de juguete. De ese escenario que hoy puede parecer precario, pasamos a los actuales, tres simuladores de radar, en los que se realiza la formación de control radar y por procedimientos, y tres simuladores de torre con proyección 360º. Todo ello apoyado en equipos replica que nos permiten utilizar el sistema SACTA (Sistema Automatizado de Control de Tránsito Aéreo) empleado en todas las instalaciones de control del territorio español.

Disponer de simuladores réplica SACTA dota a las instalaciones de SENASA de un potencial increíble y diferencial con respecto al resto de escuelas del mercado.

Disponer de simuladores réplica SACTA dota a las instalaciones de SENASA de un potencial increíble y diferencial con respecto al resto de escuelas del mercado. Tener este tipo de simuladores facilita, en gran medida, la adaptación de los alumnos que cursan sus estudios con nosotros a la hora de incorporarse a sus puestos de trabajo, en las dependencias elegidas.

¿Qué supone nuestra experiencia y conocimiento en el campo de la formación en control aéreo para el sector y para la sociedad en general?

Tras estos 30 años de actividad, SENASA sigue siendo el referente nacional en al campo de la formación del control aéreo. Además, se ha conseguido una reputación, ya no a nivel nacional sino internacional, que nos ha permitido ser socio formativo de países como Albania, Georgia, Cabo Verde, Ghana, Macedonia, Mozambique, o Tailandia, entre otros países. Un gran número de países han depositado en nosotros su confianza para formar a su personal.

Una de nuestras fortalezas es la amplitud en la oferta de cursos que ofrecemos, que van desde cursos iniciales de control, de refresco y emergencias para controladores operativos, OJTI, a cursos como AFIS, SDP, etcétera.

Dentro de este catálogo, habría que destacar cursos que, no solamente sirven para la formación de controladores u operadores, sino para el personal no operativo como inspectores, ingenieros o administrativos. Al realizar esta formación teórica/practica, estos profesionales han podido desarrollar mejor su trabajo al contar con un conocimiento más técnico y real, mucho más aproximado al trabajo de un controlador aéreo, es decir, metiéndose en la piel de un controlador.

¿Cuál crees que es el futuro del sector dentro del campo de simuladores? ¿cuáles son los retos más importantes a los que SENASA se tendrá que enfrentar?

El futuro de la formación en España está ante un nuevo cambio, en el que se están moviendo diferentes piezas para conseguir una formación más homogénea y dirigida a la especialización.

El reto de SENASA está en contar con un papel importante en esta transformación y, cómo no, seguir siendo pieza fundamental en la formación de los controladores aéreos que gestionaran el tráfico aéreo sobre nuestras cabezas en los próximos años.

El futuro de la formación en España está ante un nuevo cambio, en el que se están moviendo diferentes piezas para conseguir una formación más homogénea y dirigida a la especialización.

También tenemos que seguir ampliando nuestros proyectos internacionales, seguir ofreciendo esa excelencia que siempre perseguimos, y fidelizando ese amplio abanico de países que ya han contado con nuestra experiencia y apoyo.

Tras la pandemia por el COVID-19 también se abrió un nuevo mundo en cuanto a la formación a distancia, de la que hoy en día existe demanda creciente, tanto teórica como práctica, por la que deberíamos apostar para poder responder y estar presentes en esa expansión cada vez más necesaria. La modalidad de formación a distancia nos puede permitir llegar a países que quizás, por costes y medios, nunca han podido contar con nuestra experiencia. Es una oportunidad en la que SENASA debe estar presente.

Volver a la portada de entrevistas

Trainair Plus
SERVICIOS Y ESTUDIOS PARA LA NAVEGACIÓN AÉREA Y LA SEGURIDAD AERONÁUTICA S.M.E. M.P. S.A.
REGISTRO MERCANTIL: TOMO 838, FOLIO 121, HOJA 16835. C.I.F.: A-79818423